Supporters of former president Luiz Inacio Lula da Silva gather outside the Metallurgical Union, in Sao Bernardo do Campo, Sao Paulo state, Brazil, after judge Sergio Moro issued a warrant to send Lula to prison, on April 05, 2018. Brazil's former president Luiz Inacio Lula da Silva, once one of the most popular politicians on the planet, was given 24 hours to surrender to police Thursday and start a 12 year prison sentence for corruption. / AFP PHOTO / Nelson Almeida

El juez Moro pidiò el encarcelamiento de Lula Da Silva para mañana viernes antes de las 17 hs. Tras el rechazo del Supremo Tribunal Federal al habeas corpus presentado por el expresidente, el juez de San Pablo que lo condenò a 12 años de prisiòn por el supesto recibimiento de un triplex a cambio de entregarle obras a la epresa Odebretch. Aunque no se ha podido demostrar que el ìlicito haya sido cometido por Lula Da Silva, no hay registro de su estadìa en el domicilio del departamento que se le atribuye, ni que exista la escritura a su nombre, la derecha brasileña està decidida a terminar con el lìder del PT, como ya lo hizo con el golpe institucional que despojò a la expresidenta Dilma Rousseff de la presidencia del paìs vecino. Da Silva que lidera todas las encuestas para las pròximas elecciones a celebrarse a fines de este año con un 37 % de intenciòn de votos, se encontraba en su domicilio de la ciudad de San Pablo con fuerte custodia policial. Las manifestaciones en su apoyo por parte de una abrumadora mayorìa del pueblo brasileño pondrà contra la espada y la pared al règimen de Temer que està haciendo todo lo posible para borrar a la izquierda del paìs del mapa polìtico. El presidente de facto Michel Temer cuenta con el fuerte apoyo de las fuerzas armadas, que ya han dicho que quieren a Lula en prisiòn. La democracia vive su momento màs critico en dècadas . El estado de derecho es tan fràgil que nadie sabe como terminara la locura a la que està llevando al paìs la derecha brasileña. En nuestro paìs se esperan manifestaciones en apoyo al lìder petista en la Embajada de Brasil, Arroyo 1130.

Deja un comentario