El sindicato de los peones de taxi vuelve a las noticias pero ya no por su batalla contra Uber sino por los delitos que cometen varios de sus actuales y ex afiliados. Ahora se conoció que el motochorro que le robó a Baby Etchecopart este jueves forma parte del gremio que ahora intenta conducir Jorge García al igual que un grupo de barrabravas.

Omar Viviani condujo el sindicato de peones de taxi durante cuatro décadas con un control que le permitió que nadie ponga en duda su liderazgo salvo en pocas ocasiones. Pero hoy por hoy parece que la nueva conducción de Jorge García se enfrenta a una vieja estructura interna que deberá limpiar para poder conducirla.

En las últimas horas el Sindicato de Peones que ahora lo tiene como nuevo secretario general fue noticia por dos hechos de delincuencia, violencia y tráfico de drogas. Uno de los hechos fue la detención de Rubén Machuca, de 34 años, quien asaltó al conductor de TV, Baby Etchecopart, arriba de una moto junto a otro cómplice el último jueves al mediodía.

Según relató Infobae, fuentes gremiales reconocieron a Machuca como integrante del Sindicato de Peones de Taxis. Es tal la mancha sobre la conducción que en sus documentos personales figuraba como domicilio de Machuca la dirección de un polideportivo dependiente de esa asociación gremial.

“Salí de la radio y un tipo grandote me empujó y me caí sobre el hombro. Ahí empezamos forcejar y me sacó el reloj. La policía lo vio en el momento y a las pocas cuadras lo agarraron. Lo malo es que si no me apuraba a hacer la denuncia lo liberan”, contó el conductor al canal de noticias A24 en la puerta del hospital.

Pero Machuca no es el único miembro del sindicato que está asociando a un sindicato histórico de laburantes con el mundo de la delincuencia. En los últimos días se desató una fuerte interna en la barrabrava de Excursionistas que tuvo dos tiroteos en sólo siete días: el primero en Palermo y el segundo en la avenida del Libertador. Los protagonistas de ambos hechos fueron los hermanos Lucero, referenciados con la facción denominada “la 29” y que ya había sido noticias en otras ocasiones.

Leonardo Omar “Pocho” Lucero (51), Roberto Santos “Beto” Lucero (45) y Javier Sebastián Lucero (40) aseguran que tienen el control de la tribuna y de “La banda del Nevado”. Fueron por mucho tiempo fuerza de choque de Omar Viviani y otros sindicatos eventualmente cuando les pagaban. Actualmente están demandando a la nueva conducción a la que ellos mismos tildan de “débil”. Como su filiación gremial no era algo que les importaba a la hora de delinquir también fueron parte de la Gloriosa Buteller, la barra de San Lorenzo, donde fueron expulsados.

Hoy por hoy además de demandar al gremio que conduce Jorge García, están nombrados en el Congreso de la Nación pero nadie los ha visto ir a trabajar lo que los aleja de la buena práctica al servicio que siempre ha caracterizado a los choferes de taxi.