El camaleón político actúa conscientemente de mala fe, se transforma para conseguir su objetivo y una vez alcanzado hace lo que tenía calculado.

Ya lo dice la canción, el “camaleón cambia de colores según la ocasión”. Tienen la sangre fría y la capacidad de cambiar el color de su piel de acuerdo al entorno en que se encuentran.
“Tienen sus intereses por delante, sus intereses personales son las situaciones económicas, los cargos laborales, las prebendas, los resortes de poder y se van moviendo de acuerdo a eso. Son perniciosos y afectan enormemente al país” dicen los analistas.

Rocío Soledad Giaccone, que desde 2003 se ha desempeñado en diversos cargos tanto nacionales como provinciales, en el año 2011 fue elegida Diputada Provincial por la Provincia de Buenos Aires, renovando su banca en las elecciones nacionales de 2015 por el Frente para la Victoria.

«Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar” parece ser la frase de cabecera de la diputada bonaerense, que sorprendió a propios y extraños cuando, tiempos atrás, pegó el portazo en Unidad Ciudadana y se fue corriendo con su ‘amigo’ José Ottavis, su ex jefe de La Cámpora, para acompañarlo en un nuevo bloque del atomizado peronismo en la Cámara de Diputados.

Su kirchnerismo a ultranza, que la llevó incluso hasta ir a visitar a presos como Julio De Vido y Amado Boudou, parece que no le fue suficiente a la hora del reparto de cargos en la Legislatura, donde pretendía mayor protagonismo.
Así que, desempolvó esa vieja y estrecha amistad que la une al ex jefe de La Cámpora, el multifacético José Ottavis, y pegó el portazo a Unidad Ciudadana y allá fue en busca de nuevos horizontes.

Insaciable, con la vista y la voluntad puesta en ser intendenta de su pueblo en el 2019, Rocío va por más en la Cámara de Diputados y ha acordado con Cambiemos aprobar el presupuesto 2019 de la gobernadora María Eugenia Vidal que prevé un ajuste sideral para la provincia más importante del país. Vaya el lector a saber qué clase contraprestaciones recibirá la diputada Giaccone a cambio de alzar la mano en contra de todos los bonaerenses.
A la diputada de Junín el oficialismo le permitió continuar con la presidencia de Legislación General, una de las tres comisiones más importantes de la cámara por el volumen de proyectos y temas en los que tiene injerencia, entre otras cosas.

Incierto es su futuro político, dado a su errático andar; lo cierto es que los vecinos de Junín han comenzado a mirar con desconfianza y recelo el comportamiento de esta diputada que día tras día dilapida su capital político, y va enterrando sus chances de comandar los destinos de ciudad natal.

Deja un comentario